News

Know about market updates

Cinco pasos para tener una vivienda ecológica

Aunque cada vez hay más viviendas que se construyen siguiendo los principios de la arquitectura ecológica o sostenible, la mayoría de la población sigue viviendo en pisos que no han sido diseñados acorde a estos parámetros. La buena noticia es que con unas mínimas adaptaciones, puedes transformar tu hogar en un entorno mucho más respetuoso con el medio ambiente. La vivienda ecológica está al alcance de todos.

Si has tomado conciencia sobre el cuidado del medio ambiente y quieres tener una casa eco-friendly deberás hacer pequeñas acciones y cambios que te permitirán no sólo salvaguardar el planeta y garantizar un futuro mejor a tus próximas generaciones sino también tener un ahorro económico y de recursos. Desde Hermes & Mathew te indicamos qué mejoras puedes incorporar con una inversión mínima.

 

Empieza a aislar bien tu casa

Es uno de los primeros puntos que deberás tener en cuenta. Una casa mal aislada implica un desperdicio de energía que acabará repercutiendo sobre el importe de tu factura. Cuanto mejor aislado esté tu piso, más eficiente será tu instalación de aire acondicionado y calefacción y menos aire se filtrará por puertas y ventanas.
Opta por ventanas con doble cristal con cámara de aire, coloca burletes en las puertas y, si consideras necesario, utiliza materiales de aislamiento propios de una vivienda ecológica elaborados con materias primas totalmente naturales como puede ser el cáñamo, las virutas de madera o el corcho que te garantizarán un buen aislamiento térmico y también acústico. En uno de nuestros posts pasados “¿Vas a comprar un piso? Piensa en prepararlo para el frío” puedes ampliar información sobre el aislamiento.

 

Utiliza pinturas sostenibles en tu vivienda ecológica

Las pinturas convencionales que todos conocemos contienen productos químicos procedentes del petróleo, metales pesados, etc. Además de no transpirar y de ser inflamables son altamente tóxicos para el medio ambiente y las personas. Si tienes que pintar, empieza a incorporar pinturas ecológicas libres de disolventes químicos. Están elaboradas a base de aceites vegetales y se pueden utilizar en cualquier ambiente interior. Además, son más resistentes y duraderas y protegen de la humedad.

 

Iluminación eco-friendly

El gasto de la luz representa el 20% de los gastos totales mensuales de un piso. Para lograr que su consumo sea mucho menor y sobre todo más sostenible, cambia la bombilla incandescente por luces LED. La bombilla tradicional que todos conocemos gasta el 80% de energía en dar calor y el resto en iluminar, todo lo contario a lo que ocurre con los LEDs.

El LED es eco-friendly por partida doble. Por una parte, el material que utiliza está libre de mercurio y, por otro, el modo que emite luz no requiere ni de gases ni filamentos.  Otras ventajas es que dura 20 veces más que una bombilla normal y ayuda a reducir la contaminación lumínica.

Aparte de las luces LED intenta incorporar hábitos que quizás hayas descuidado como, por ejemplo, apagar la luz siempre que salgas de una habitación o elimina aquellas luces que no tengan una utilidad evidente.

 

El caudal del agua, bajo control

Si quieres tener una vivienda ecológica deberás tener un control del agua que utilizas y evitar su desperdicio. El agua es esencial para la supervivencia de todas las formas de vida conocidas, por tanto, cualquier casa sostenible debe incorporar algún método de ahorro de este bien tan preciado.

Empieza por incorporar gradualmente sistemas de reducción de caudal de agua en las griferías de tu piso. Hoy en día, el mercado ofrece diferentes alternativas, todas ellos válidas. Una introduce aire en el chorro de agua, otra limita la apertura del mando y , por último, también existe aquella que estrecha el caño. Un dispositivo de este tipo conseguirá ahorrar entre un 20% y 50% del agua.

 

Mobiliario y decoración ecológica

Cada vez que quieras renovar algún mueble o incorporar algún elemento decorativo en tu casa, piensa en verde y opta por soluciones eco-friendly. En líneas generales, debe ser un tipo de mueble o elemento decorativo libre de químicos que además de ser sano contigo es respetuoso con el ecosistema. Las alternativas y diseños que existen son muy variados. Los materiales que se utilizan son los que la propia naturaleza produce de manera natural como el yute, el bambú, la madera, la lana, la seda o el algodón, entre otros. Respecto a la madera es importante que no esté tratada con sustancias tóxicas.

Otra alternativa es recurrir al reciclaje de muebles de madera o recurrir a palets o cartones para crear piezas de mobiliario sostenible. Los muebles ecológicos garantizan que no hay emisión de tóxicos a la atmósfera.

Junto a estos consejos que te hemos dado, no te olvides tampoco de incorporar electrodomésticos eficientes, suelos de gres, madera, cerámica o corcho, productos de limpieza biodegradables, sistemas de calefacción eficientes como el suelo radiante o cualquier otra solución que contribuya a mantener un planeta verde.

En Hermes & Mathew estamos comprometidos con el medio ambiente y siempre te daremos los mejores consejos para que disfrutes de un hogar eco-friendly. De hecho, muchos de nuestros pisos en venta han sido adaptados para hacerlos más sostenibles.