News

Know about market updates

Piso turístico. Claves para alquilarlo y obtener el máximo beneficio económico

piso turístico

España se ha convertido en uno de los principales destinos para el turismo a nivel mundial. Sólo en 2019, la cifra de turistas que visitaron nuestro país ascendió a los 75 millones y, una gran parte, decidió salir del típico circuito hotelero para alojarse en un domicilio particular. ¿Tienes un piso con licencia turística o te estás planteando comprar una vivienda de este tipo? Te explicamos algunas claves para que puedas alquilar tu vivienda a turistas y sacarle el máximo rendimiento económico.

Cada vez más inversores inmobiliarios se deciden invertir en pisos con licencia turística en Barcelona por las amplias posibilidades de negocio que ofrecen. También la cifra de compra de esta modalidad de viviendas ha crecido entre particulares que optan por adquirir un segundo inmueble para obtener un rendimiento económico.

Barcelona, lugar turístico por excelencia

Según datos del Ayuntamiento de Barcelona, entre enero y agosto de 2019 pasaron por la Ciudad Condal ocho millones de turistas que se alojaron en hoteles y pisos turísticos con un total de 22 millones de pernoctaciones. Esta cifra, según el Consistorio, implica un crecimiento del 6,3% de turistas en comparación con el mismo periodo de 2018. Además, se incrementó en un 14% la estancia en viviendas con uso turístico. Pero, ¿qué hay que tener en cuenta para asegurarte unos ingresos continuos si eres propietario de un inmueble de este tipo o quieres invertir en uno?

Precio adecuado para un piso turístico

Evidentemente, un precio competitivo atraerá más turistas y permitirá generar más beneficios. A la hora de fijar un precio, es importante jugar con dos variables: la temporada y la ubicación. La zona donde se localiza el piso es fundamental ya que si se encuentra alejada de los principales lugares turísticos, las posibilidades de alquiler se reducen. Por este motivo, Hermes & Mathew siempre ofrece viviendas turísticas en los mejores enclaves de la ciudad.

La época del año también es un aspecto a considerar. El precio debería variar en función del mes o la estación. No se cobrará lo mismo durante verano que en invierno, a pesar de que el flujo de turistas a Barcelona sea constante. No conviene aumentar los precios más de lo normal porque suele disuadir a los potenciales inquilinos.

Correcta organización del piso turístico

Cuando una persona decide alquilar un piso turístico busca principalmente comodidad y disfrutar de la estancia. El propietario, por tanto, debe garantizarle una experiencia positiva. ¿De qué manera? Asegurando un adecuado mantenimiento de la vivienda y sobre todo su limpieza. Además, es fundamental que el inquilino sepa en todo momento los horarios de check-in y check-out. Para ello, es importante que haya una buena logística para la entrega de llaves, entrega de documentación necesaria, etc.

La organización también hace referencia a que el piso disponga del equipamiento necesario para que el inquilino pueda sentirse cómodo (menaje, ropa de cama, etc.)

Impuestos y legislación de las viviendas turísticas

El tema burocrático y legislativo suele ser el aspecto más engorroso y pesado para el propietario de un piso con licencia turística.

Respecto a este tema, cada Comunidad Autónoma cuenta con una normativa específica que regula los alquileres vacacionales. Lo mejor es informarse en los organismos pertinentes y cumplir con todas las obligaciones para evitar problemas posteriores. Lo que es seguro es que cualquier piso turístico tiene que estar inscrito en un registro específico y su propietario tendrá que pagar unos impuestos en función de los rendimientos generados.

Si quieres conocer con detalle todos los requisitos, lee nuestro artículo “Pisos turísticos. La guía definitiva que responde a todas tus dudas” donde encontrarán detallada información sobre todas las cuestiones normativas y tributarias.

Cuidar al inquilino

La estancia del inquilino empieza desde el momento en que contacta con el propietario de la vivienda turística. Desde ese instante, la persona se está creando una expectativas e imaginando una experiencia. Todo esto se alarga, por supuesto, durante su estancia en el inmueble e incluso una vez ha dejado el piso. Por tanto, nada mejor que hacer un seguimiento y preguntarle cómo se ha sentido y si todo ha sido de su agrado. Si la experiencia ha sido positiva no dudará en volver a contactar con nosotros si vuelve a visitar la ciudad o tiene que recomendar una vivienda turística a un amigo, familiar o conocido.
Con estas claves, el propietario de un vivienda turística tendrá casi garantizado que su vivienda se alquile con la periodicidad que desea y unos beneficios económicos acordes con sus pretensiones.

Y no te olvides que en Hermes & Mathew somos especialistas en pisos con licencia turística. Si estás buscando uno, contacta con nosotros porque tenemos las mejores viviendas turísticas en las mejores zonas de Barcelona.